Principales problemas psicológicos que agravan la infertilidad

Aunque la mayoría de los casos de infertilidad femenina vienen por causas fisiológicas, los cuáles como que no se producen bien los óvulos, no hay suficiente espacio para que lleguen los espermas a través de las trompas de Falopio, el feto no podría desarrollarse bien el útero… una de las principales causas son psicológicas.

Así lo han demostrado varios estudios psicológicos, en los cuáles han encontrado que alrededor del 10% de los casos en los que una mujer no se queda embarazada se debe a problemas psicológicos, o lo que es lo mismo, que se encuentran en su mente.

Estrés

Una de las principales causas de infertilidad femenina es debido al estrés que la mujer sufre, pero no solo por el trabajo, sino también por la presión social y el deseo de quedarse embarazada.

Eso hace que se revuelvan las hormonas de su organismo e impida que se pueda quedar embarazada.

Depresión

La presión social y la misma preocupación por ver que no se queda embarazada puede provocar una depresión que reduzca drásticamente sus posibilidad de quedarse embarazada, pues igual que el estrés se produce una alteración de las hormonas del cuerpo.

Aislamiento

El sentirse que no puede tener un hijo en muchas ocasiones la mujer lo toma como una ofensa hacía su marido, y eso produce que se aísle, aunque su marido le intente insistir que no es culpa suya y que pueden llevarlo juntos. Eso provoca que cada vez más y más se reduzcan las posibilidades de quedarse embarazada.

Esconder los sentimientos

El ver que no se puede quedar embarazada por más que lo intente en una mujer puede provocar una enorme auto culpa, de modo que no debe esconder los sentimientos, sino que tiene que compartirlos con su pareja y con su familia para que la ayuden.

Psicología aplicada a la infertilidad femenina

La noticia de que una mujer no es fértil no es tomado de buen grado por ella. Por mucho de que sus familias y seres queridos les digan que no pasa nada, la mujer se siente culpable y eso lleva consigo la aparición de una actitud negativa por parte de esta y muchas veces acaban en desgracia, por recurrir a la bebida, las drogas, el tabaco o a la gula…

Sin embargo, los psicólogos presentan varias herramientas para ayudar a la mujer a afrontar a este problema, como por ejemplo informarse sobre otras formas de ser madre, como la inseminación artificial, la fecundación in vitro, la donación de óvulos…

Lo más importante es hacer frente al problema con optimismo y pensar que es un reto al que puede hacer frente, además de controlar las emociones e intentar en todo momento distraerse para no pensar en el problema. Otra cosa fundamental es la de no desatender la relación con la pareja, además de compartir las emociones con ella para que ambos puedan combatir juntos esta situación.

La mujer sobre todo debe evitar las presiones sociales, no se tiene que preocupar porque los demás tengan hijos y ella no, sin antes haber probado todas las demás alternativas que tiene su alcance. Además, no debe caer en el aislamiento social, buscando cosas que puedan hacer que la entretenga junto a su pareja.

Estos son los principales consejos que un psicólogo dará a una mujer que esté sufriendo de ansiedad, depresión o estrés al enterarse de la noticia de infertilidad, pero además le dará uno más: “solo tú puedes escapar de esto que te corroe por dentro, seguir mirando hacia adelante”.